Luego de meses de investigación y desarrollo, el año 2014  logramos controlar la acción de los inmovilizadores que poseen los motores japoneses producidos después de 1998, esto mediante un módulo eléctronico conectado al computador del auto que le permite darle arranque eliminando el efecto inmovilizador.

Este desarrollo nos ha permitido poder vender motores mas nuevos, potentes, y de tecnologia cada vez mas avanzada. Asi como esta tecnología se desarrolla, la tecnologia de inmobilizadores también, encriptando cada vez mas la informacion y utilizando componentes mas avanzados para evitar ser violado. Debido a esto es que estamos en continuo analisis de tecnologías nuevas para poder dejar los motores bajo condiciones "turn key".